2 dic. 2012

angel without wings

Hola!
Ahora si Olivia y yo os dejamos el capitulo 3 de la novela! Esperamos que os guste:


Capitulo 3


Una vez nos despedimos de Lucas y de Yasmín, mi madre, mi hermana y mi amiga Aliv subimos a nuestro coche, mamá iba conduciendo en el asiento de alante y mientras yo estaba sentado en el asiento de atrás entre Aliv y mi hermana.
Aliv estaba callada mirando por la ventana, y con aspecto muy cansado, mientras mi hermana se encontraba ya en un profundo sueño, que solo duraría hasta que llegáramos a casa. Una vez llegamos, mi madre cogió a mi hermana pequeña en brazos, que aún seguía durmiendo, y Aliv y yo salimos del coche hacia la puerta de casa, mi madre abrió la puerta y entramos.
-Josh, llama a sus padres y diles que Aliv está aquí, y si le dejan quedarse a dormir.
-Si, mamá -dije obediente.
Guié a Aliv hasta nuestro salón ahí alcancé el teléfono y le pedí el número a Aliv.
Una vez me lo dijo empecé a llamarles.
Un toque, dos toques... al cuarto oí la voz de un hombre a través de la línea.
-¿Si?
-¿Es usted el padre de Aliv? Soy un amigo suyo.
-Si, es mi hija ¿hay algún problema?
-No, verá está en mi casa, y bueno...¿Se puede quedar a dormir esta noche?
- ¿¡Qué!? Esto..., claro, mañana iré a recogerla, pero pásamela antes ¿vale? Quiero decirle una cosa.
Entonces le pasé el teléfono a Aliv, le dije que su padre quería hablar con ella, me cogió el teléfono de las manos.
-¿Sí, papá?
No sabía bien de qué estaban hablando puesto que no podía oír lo que le preguntaba su padre, pero si lo que contestaba Aliv parecía algo triste, como si la estuvieran regañando. Miré hacia otro lado y esperé a que terminaran de hablar.
-Si, papá, está bien. Si...no volverá a pasar, lo siento. Hasta mañana -dijo con tono apagado, casi en un susurro.
Colgó el teléfono, en ese momento mi madre se asomó a la puerta.
-¿Todo bien?
-Sí, todo bien, vendrán mañana a buscarla, ya les dije la dirección para que sepan donde estamos.
Mi madre nos miró a Aliv y a mi asintiendo luego le dijo, dirigiéndose a Aliv:
-Bueno, entonces te quedarás aquí- dijo sonriéndole- ¿Qué te gustaría para cenar?
-Da igual, cualquier cosa esta bien, gracias- dijo ella devolviéndole la sonrisa.
-Está bien- dijo mi madre-. Podéis poneros a ver la televisión si queréis.
Entonces Aliv y yo pusimos la televisión, nos sentamos en el sofá que había delante, no hacían nada interesante, todo noticias... que si alguien le ha pasado esto, que si lo otro, nunca dicen nada bueno. Así que fui cambiando de canal hasta encontrarme con una película, no sabía cual era... en ella aparecían dos personas un chico y una chica los dos bailaban, pero parecía que el hombre intentaba enseñarle a la otra, me pareció bonita, así que la dejé. Entonces miré a Aliv, se había dormido. Me levanté y fui a buscarle una manta para echarle encima.
-¡Mamáaaa! -grité con los ojos cerrados al entrar en la cocina- ¿Sabes donde están las mantas?
-No, ¿para que las quieres? -me preguntó estando de espaldas a mi cortando algo.
-Es que... Aliv se ha dormido en el sofá.
-¿¡Qué se ha dormido!? Pero si casi he terminado la cena... Bueno, las mantas están en el armario de arriba, el de nuestro cuarto.
-Por cierto... ¿vendrá papa a cenar?
-Sí, bueno... puede que se retrase... Vamos, ve a buscar la manta para Aliv.

Subí las escaleras que llevaban al segundo piso, entre en la habitación de nuestro padres y busqué en el armario alguna manta. Había muchas, todas estaban perfectamente dobladas y olían a lavanda. Me decanté por una de un color lila azulado que parecía suave, la cogí, salí de la habitación. Al salir al pasillo vi que la habitación de mi hermana y mía estaba abierta y me acerqué a entornarla para que la luz no la despertara. Bajé las escaleras con la enorme manta entre mis brazos, intentando ver los escalones por encima de ella para no caerme.
-¿La tienes? -me preguntó mi madre.
Me acerqué a la cocina.
-Sí, pero no chilles o la vas a despertar -la reñí.
-Vale, vale... perdona -me contestó divertida.
Le dí la espalda con tanta rapidez que casi me caigo por culpa de la manta color lavanda y me fui al salón a dormir con Aliv.




12 comentarios:

  1. Qué bien, me gusta :) ¡Gracias por ponernos un trocito de lo que escribís! ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Me gusto esta genial escribes super :) gracias por tu visita a mi blog n,n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno,escribimos ^^ Gracias a ti por leernos!
      besos =)

      Eliminar
  3. Está genial y me he quedado con ganas de mas, besotes ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola. Soy nueva en tu blog. Tu novela es cotidiana y el lenguaje es sencillo y ameno. Espero más.
    Si quieres, en mi blog http://comoshakespeare.blogspot.com.es/ vas a encontrarte con otro escrito que publicaré como novela, a su tiempo.

    Ester

    ResponderEliminar
  5. Ecribes super claro, me encantó el capi. Un beso enorme, Lou

    ResponderEliminar
  6. Si solamente has leído un "capi" no te haces idea de la tram. Digo yo!

    Besos, Ester

    ResponderEliminar
  7. Hola!^^ Adivina quien intenta hacer las caritas!
    ("ô-ô") Nah, no me salen tan bien como a ti! XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ah, por cierto, yo también estoy orgullosa de nosotras! ;)

      Eliminar
  8. Me encanto!!!
    En mi blog te espera un premio!!!

    http://porquesimplementemegustaleer.blogspot.com.ar/2012/12/premio.html


    Saludosss!

    ResponderEliminar
  9. me encanta esa manera de escribir tuya sencilla clara y amena ,me gusto mucho leer historias de gente normal ,ami también me gusta escribir

    ResponderEliminar

¿me vas a comentar? ¡muchas gracias! pero recuerda que debes ser respetuoso, por lo demás dime lo que quieras estaré encantada de saber tu opinión.